turismo asturias aventura, turismo activo asturias casas rurales, alojamientos asturias El Camino Real bimenes,martimporra,casas de aldea,apartamentos,apartamento,casa rural,rurales,alojamiento,alojamientos,hotel,hoteles,vacaciones,turismo activo,dormir,alquiler los yerbatos,en san julian de bimenes,as

 


    Síguenos en: Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos via RSS         
 Turismo en Asturias > Los Valles del Centro de Asturias > Bimenes

BIMENES

Los núcleos mas poblados de este concejo son: Martinporra capital del concejo, San Julián, Rozadas, Suares, Melendros y Taballes.El relieve es muy accidentado, las montañas prácticamente rodean el municipio, destacando las montañas de: la Faya, los Lobos y Peñamayer.

Sus primeras noticias fueron de pobladores neolíticos, que dejaron sus testimonios en tumbas tumulares, como son las de Piedrafita, o las de Lancosa. Anteriormente, no hay vestigios de la ocupación paleolítica.

Los castros, fueron localizados en el Pico Castiello, donde se encontraron restos de cerámica romana. Cerca de las minas de Melendros, fueron encontrados otros dos castros, los de La Millar y el de Santa Cristina, relacionados con labores mineras. No se puede descartar que estos pobladores siguieran bajo la ocupación romana, pero no hay restos que lo testifiquen.

En la época medieval, hay escased de fuentes escritas, aunque tenemos referencia de una donación conservada en el monasterio de San Vicente en Oviedo de 1.161, por la que Didaco Petri da a su esposa una heredad de su propiedad en Ulimenes. Ya al final del medievo, estas tierras formaban parte de las posesiones de los Noreña, a cuyo linaje pertenecía don Rodrigo Álvarez de Asturias, poderoso magnate de esta familia, que en su testamento transfiere al monasterio de San Vicente de Oviedo la jurisdicción y el dominio sobre las tierras de Bimenes, salvo las yuguerías de Santo Millano y Fontoria que pasarían al monasterio de Santa María de Vega.

.Bimenes tiene un importante legado histórico, repartido entre iglesias, capillas, palacios, y casas. Entre ellas destacaremos:

La iglesia de San Julián, de cruz latina que estaba rodeada por tres lados por un pórtico que ha sido eliminado. Fue construida en el siglo XIX, con las características del templo típico asturiano. Construcción desornamentada, donde sólo destaca el contraste entre el muro revocado y las molduras de las cornisas en piedra.

La capilla de Santa Bárbara y su casa rectoral. La capilla es cuadrada, con portal adintelado y frontón triangular, no tiene ventanas y sólo dispone de una única saetera. Al lado izquierdo está adosada la casa rectoral, construida en mampostería y sillares para puertas y balcones, estando en la actualidad en muy mal estado de conservación.

El palacio de Martimporra, es él edifico más importante del concejo. Construido por los marqueses de Villapanes, perteneciendo después a los marqueses de Estrada. Tiene planta cuadrada y dos pisos. La fachada principal está marcada por dos torres en los laterales, cuatro balcones y una puerta principal con frontón triangular abierto, donde está el escudo familiar. Hay que destacar el corredor de madera en un lateral y que es de carácter popular. La capilla está situada a la entrada de la finca, tiene planta rectangular y nave única dividida en dos tramos con bóveda. En un lateral está adosada la sacristía, tiene dos entradas que son sencillas. El conjunto está declarado Monumento Histórico Artístico.
Conjunto casa capilla de los Careaga. La casa es de planta cuadrada con dos pisos y ático. En la fachada principal destaca un corredor de madera con dos cuerpos laterales, las ventanas son pequeñas, sobre la ventana izquierda está el escudo de los Nava. La capilla es de un solo hueco y su construcción es la clásica rural.

La casa torre, construida en los siglos XIV y XV, es una gran torre maciza a la que luego se añade una vivienda de gruesos muros. En la parte trasera tiene un corredor de madera típico rural, este conjunto es Monumento Histórico Artístico.

La casa Consistorial, sustituye a otra anterior de menor tamaño, es una mezcla de estilo funcional y montañés. Construida en piedra arenisca y madera para los aleros del tejado, tiene forma de L con una torre alta, con escudo y balcón todo ello en la fachada principal. En los laterales dos cuerpos, uno con dos alturas y el otro con una.

Sus principales fiestas son:
En abril y mayo, la Feria de la Primavera en Rozada.
En junio, la romería del Pastor que se celebra en Fayacaba, y también en este mes son las fiestas de San Juan en Taballes.
En octubre, Nuestra Señora del Rosario, en San Julián.
En diciembre, se celebran las de Santa Bárbara en Piñera.

Ruta por la naturaleza

A los pies de la Peña, , en su vertiente occidental, nace el río Pra, que a lo largo de unos 6 kilómetros desciende buscando la salida natural hacia la pequeña localidad de Rozaes. Este río, en momentos riachuelo y en épocas de deshielo más que una corriente de agua, sostuvo durante generaciones una industria de carácter familiar y comunal como es la molienda. Por todo su cauce se diseminaban más de media docena de molinos de agua, los cuales aprovechaban la fuerza del encajado río para dar salida y servicio a un imprescindible artículo como era la harina de cualquier cereal, bien escanda, centeno, maíz o trigo.
En la entrada del pueblo de Rozaes, a tres metros escasos de la carretera que une Bimenes con Laviana por la Faya de los Lobos, se encuentra una pequeña muestra, derruida, de un molino harinero, el molino de Xenra, que entre la vegetación y la basura sólo podemos vislumbrar la salida inferior del agua y dos de las paredes mayores.
En Rozaes tomamos la carretera hacia Melendreros, y en el desvío a Santa Gadía nos acercamos al comienzo de nuestra ruta. Pasado el puente se encuentra el molín de Matilde, hoy utilizado como vivienda y de un blanco inmaculado. El cartel que anuncia la senda (PR. AS-141) nos da las indicaciones básicas de la misma, y marca su inicio. Descendemos para cruzar el río Pra por unos poyos de hormigón (mejor sería un puentecillo de madera), que durante las subidas de agua se antojan poco prácticos e incluso impracticables en ciertos momentos de aumento del caudal.
El sendero corre por la margen derecha del río y sin pérdida nos adentramos entre prados y vegetación de ribera. Esta ruta invita a conocer ese biotopo tan desconocido como es el bosque de ribera, que sufre de una tala innecesaria cuando se encauzan los ríos. Compuesto por alisos, fresnos, sauces y diferentes tipos de sotobosque, forman una galería natural que refresca al caminante y da acogida a ciertas especies únicas. Tras pasar por unos prados, nos acercamos hasta la orilla, donde se encuentra el primero de los molinos recuperados, que es el molín del Barrial. En proceso de restauración, será el principal punto de interés etnográfico de esta ruta gracias a que el Ayuntamiento de Bimenes establecerá en el mismo un lugar de información. A su lado se han incorporado varias mesas para los visitantes, útiles para descansar, disfrutar del lugar y comer. A continuación, posiblemente el molino más bonito y mejor conservado: el molín de Flora. En excelente estado, podemos ver todavía en la parte inferior la rueda sobre la que cae el agua para mover la maquinaria. A las espaldas del mismo se conserva el canal de captación de las aguas de manera espectacular. Diversos desvíos del sendero marcado nos llevan hasta la misma orilla del río, donde se encuentra una presa para regular su caudal. A pocos metros de la misma, el ojo advierte la presencia derruida y mimetizada por la vegetación del molín del Ferreru. Sólo queda parte de las paredes y el canal del mismo, aunque tapizado por el prado. Cruzamos por un puente el río Pra, muy cerca se encuentran los restos del molín de Máxima, aunque por esta vez hayamos sido incapaces de llegar a los mismos.
El camino hace eses, entre los grandes troncos de castaños, fresnos y robles, volviendo a bajar al cauce y volviendo a subir camino de Melendreros, donde se encuentran el molín de Fermina y más allá el de Honorio, en buen estado de conservación. Tras 6 kilómetros de permanecer bajo un tapiz vegetal, salimos a la luz en Melendreros, a los pies de Peñamayor. El que lo desee puede terminar el día ascendiendo hasta el Fuellu, al Ortigal o al Trigueiro, entre otras cumbres.

 


    Síguenos en: Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos via RSS         

1  
 
 
 


El Camino Real | Turismo en Asturias | turismo@domusnatura.com | www.domusnatura.com
Ramon del Valle nº 2, 2ºA - ARRIONDAS 33540 - ASTURIAS - ESPAÑA | Tel.985-84-13-91 / 630-50-35-35